Nueva reforma tributaria otorga beneficios fiscales a dueños de viviendas como Residencia Propia que se registren como Patrimonio Familiar Tributario o como Vivienda Principal del Contribuyente

La  Ley No. 66 de 17 de octubre de 2017, el Decreto No. 362 de 29 de noviembre de 2018 y el Decreto No. 363 de 4 de diciembre de 2018, establecen los criterios, requisitos y los procedimientos para que toda familia que resida en el país pueda registrar su residencia como “patrimonio familiar”; y para que toda persona nacional o extranjera, sin cónyuge ni hijos, que tenga una vivienda con el fin de vivir en ella en forma permanente pueda registrarla como “vivienda principal; y solicitar su exoneración del pago de impuesto de bienes inmuebles, una excepción o una tarifa impositiva más baja.

La reforma tributaria establece la excepción del pago de impuesto de inmuebles de los bienes inmuebles cuya base imponible, incluyendo las mejoras, no exceda de ciento veinte mil dólares americanos (US$ 120,000.00), y que constituyan patrimonio familiar tributario o vivienda principal. Adicionalmente, se establece la exoneración del impuesto de bienes inmuebles, cuyo valor catastral esté entre ciento veinte mil dólares americanos con 00/100 (US$ 120,000.00) y trescientos mil dólares americanos con 00/100 (US$ 300,000) por un periodo de tres (3) años, cuando el bien inmueble sea adquirido por la persona natural y/o jurídica como primera compra de vivienda.

Cabe destacar que los tres (3) años son contados a partir de la fecha de expedición del permiso de ocupación o de la fecha de inscripción en el Registro Público o lo que ocurra primero. *Cuando la primera compra de vivienda recaiga sobre un bien inmueble de segunda, los tres (3) años de exoneración  se contarán a partir  de la inscripción de la escritura de compraventa en el Registro Público de Panamá.

Para segundas viviendas o inmuebles cuyo valor catastral ascienda a un monto mayor de trescientos mil dólares americanos con 00/100 (US$ 300,000) tendrán tarifas más bajas que las actuales.

El patrimonio familiar está definido como “institución legal por la cual resultan afectados bienes en cantidad razonable, destinados a la protección del hogar y el sostenimiento de la familia, como consecuencia del matrimonio o la unión de hecho”, y la definición de vivienda principal es “aquella de uso permanente por parte del propietario del bien inmueble, persona natural o jurídica, con fines habitacionales, entre sus bienes residenciales y que no constituya patrimonio familiar tributario.”

Esta norma contempla beneficiar la propiedad principal en que viva una familia o una sola persona, natural o jurídica, que haya comprado la propiedad para uso propio por lo que ninguno de los miembros de una pareja de cónyuges puede mantener más de una residencia como patrimonio familiar tributario ni como vivienda principal, aunque el deudor o el dueño de la propiedad sea solamente uno de ellos.

La solicitud que se debe presentar ante la Dirección General de Ingresos (DGI) debe ser acompañada de una declaración jurada con las generales de todas las personas que forman parte del patrimonio familiar según el formato de declaración establecida por la (DGI) sobre el uso que se le dará a la vivienda constituida como patrimonio familiar tributario o como vivienda principal junto con los demás requisitos que se deben presentar según cada caso. 

En general, esta norma recoge varios puntos importantes que son:

·         El beneficio fiscal solamente se aplica al bien inmueble con fines habitacionales permanentes.

 

·         El beneficio fiscal no se aplica al bien inmueble que sea considerado un inmueble comercial.

 

·         Para presentar la solicitud, se requiere obtener el Número de Identificación Tributaria (NIT) del solicitante y del bien inmueble.

 

·         Los otros inmuebles con fines no habitacionales se benefician igualmente con tarifas más bajas a las actuales.

 

·         Para presentar la solicitud, no se requiere actualizar el valor catastral ni presentar paz y salvo del bien inmueble.

 

·         Se nombran a los bancos, fiduciarias, entidades financieras, cooperativas y demás instituciones que actúen como agentes de retención del impuesto de bienes inmuebles; sin embargo, esta figura solamente aplica para segundas viviendas. 

 Mediante Sentencia del 27 de diciembre de 2018, la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia resolvió ordenar la suspensión provisional de los artículos 8 y 9 del Decreto No. 362 de 29 de noviembre de 2018, que establecen lo relativo a la retención del impuesto por parte de bancos, fiduciarias, cooperativas y demás instituciones que actúen como agentes de retención del impuesto de bienes inmuebles.

 

·         El bien inmueble que actualmente goce de la exoneración del pago de impuesto de inmuebles y desee acogerse a este incentivo fiscal deberá renunciar a cualquier exoneración  que se le haya otorgado con anterioridad.

El beneficio fiscal por patrimonio familiar tributario o vivienda principal entró en vigencia a partir del primero (1) de enero de 2019. Actualmente, la DGI está aceptando solicitudes para acogerse a este incentivo fiscal que se debe ingresar a través del sistema informativo tributario eTax 2.0.